Alemania rechaza dichos de Trump que le deben dinero a la OTAN

La canciller alemana Ángela Merkel junto al presidente de los Estados Unidos Donald Trump. AFP

La canciller alemana Ángela Merkel junto al presidente de los Estados Unidos Donald Trump. AFP

El "hombre más poderoso del mundo" se reunió este viernes con una de las mujeres más influyentes del plantea, o tal vez la más influyente. Como apunta Jenny Hill, corresponsal de la BBC en Berlín, "él es extravagante, impulsivo y con una tendencia a una retórica que dispara las alertas en Berlín".

En el encuentro con la canciller alemana, el presidente estadounidense hizo referencia bromeando a sus infundadas acusaciones de que su antecesor intervino los teléfonos de la Torre Trump durante la campaña electoral y a la noticia de que hace unos años la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) espió las comunicaciones de la canciller alemana, según filtró en su momento WikiLeaks. La dijo en el marco de la conferencia de prensa que ofrecieron los dos mandatarios tras mantener su primer encuentro oficial desde que el republicano asumió el poder en Estados Unidos.

Merkel, por su parte, quien estaba recibiendo la traducción en directo mediante un auricular, respondió con una mirada de intriga.

Después, en rueda de prensa, Trump dijo que él y Merkel "por lo menos tenemos una cosa en común”: haber sido espiados por Barack Obama".

Las divergencias entre Trump y Merkel son públicas y notorias, y no sólo se centran en migración. - El presidente estadunidense Donald Trump rechazó hoy ser un político aislacionista y se declaró un promotor del comercio libre y justo que buscará que la política comercial tenga beneficios globales.

Hallan cadáver de joven a quien trataron de venderla
Manzo Gómez envió un mensaje por medio del Internet; desde esa misma zona de la Central para alertar a sus familiares sobre las intenciones de su expareja.

En la conferencia de prensa que ofrecieron Trump y Merkel sólo se permitió que cuatro reporteros formularan preguntas, dos por cada país.

Trump aseguró que respetará las instituciones históricas y "el derecho de las personas libres a dirigir su propio destino". "Esas naciones tienen que pagar lo que deben", dijo. "Vamos a trabajar en ello", prometió la Canciller. Ante el insistente grito de los fotógrafos por el gesto, Merkel le preguntó al mandatario estadounidense si quería que se dieran la mano, sin embargo, Trump se limitó a hacer una mueca, sin siquiera mirarla.

Ejemplo de ello fue la tradicional sesión de fotos en la Oficina Oval del presidente de EE.UU. junto a la persona que está recibiendo.

Sin dejar de mover las manos con cierto nerviosismo, Trump no intercambió palabra con su invitada. "Una política sensata implica la prevención de crisis, la estabilización de Estados frágiles, el desarrollo económico y la lucha contra el hambre, el cambio climático y la escasez de agua", sostuvo, por su parte, el ministro del Exterior Sigmar Gabriel en declaraciones al diario Rhein-Neckar-Zeitung.