Mujer emerge de lodazal y sobrevive de milagro a inundación

PPK

PPK"No debemos de tener un solo muerto más

Las lluvias se han dado por un atípico fenómeno del niño.

Lima se quedó sin agua desde hace unos días e incluso el palacio presidencial tuvo restricciones, mientras que barrios humildes que viven en los extremos de la capital soportaron hasta 20 avalanchas de lodo y piedras en las últimas 48 horas.

A las afueras de Lima, un trabajador de una excavadora, quien colaboraba en los trabajos para recuperar las vías de comunicación afectadas, murió al volcar el vehículo en una zona muy escarpada del municipio de Santa Eulalia, según informó el gobierno regional. El Gobierno admitió que los precios de los alimentos en la capital aumentaron cinco por ciento debido a los desastres.

Por si la tragedia no fuera ya suficiente, el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) anunció que un nuevo frente de lluvias que caerá sobre los Andes amenaza con agravar aún más la situación, especialmente en las regiones de la costa norte del país, que fueron las más golpeadas en los últimos días.

El gobierno sacó a las fuerzas armadas de sus cuarteles para ayudar a la policía a mantener el orden público en las 811 ciudades declaradas en emergencia.

Massa comparó a Macri con Cristina
Poco después, desde detrás de cámara, alguien corregió la cifra: " Son seis mil y pico ". Tenemos que resolverlos y vivir en paz y unidad.

La ayuda humanitaria es enviada por avión y barco a las zonas afectadas.

La Cancillería boliviana envió un mensaje similar. "Estamos enfrentando un serio problema climático que no se podía prever, no había un incidente de esta fuerza a lo largo de la costa del Perú desde 1998", precisó el mandatario.

"Modestamente y de manera humilde, tendemos nuestros brazos al hermano pueblo del Perú que lo necesita", indicó, y prometió coordinar acciones de solidaridad conjunta por intermedio de la UNASUR y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Las lluvias han colapsado casi todos los desagües de las ciudades de la zona costera del Pacífico y el ministerio de salud comenzó a fumigar los estanques de agua formados en las calles para evitar el surgimiento de epidemias como el dengue.