FBI investiga posibles vínculos de campaña de Trump con Gobierno ruso — Confirmado

Horas antes Trump, quien había acusado a su predecesor Barack Obama de intervenir sus teléfonos en la Torre Trump durante la campaña, recurrió a Twitter para decir que las denuncias de que su equipo de campaña tuvo contactos inapropiados con Rusia no son más que un invento de los demócratas y que el Congreso y el FBI más bien deberían investigar cómo se ha filtrado información oficial a la prensa, e incluso investigar a Hillary Clinton.

Estas declaraciones en su rueda de prensa diaria se producen luego de que el director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, aseguró en una audiencia en el Congreso no tener información que apoye las acusaciones de Trump contra Obama.

Explicó que en Estados Unidos, las operaciones de supervisión electrónica tienen que ser autorizadas por un juez y que ningún individuo, incluido el presidente de la República, tiene potestad para ordenar ese tipo de acciones.

Los directores de la FBI y de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) rompieron públicamente su silencio en torno a los posibles vínculos entre Rusia y la campaña electoral de Trump, en una audiencia abierta de la Comisión de Inteligencia del Congreso.

"El FBI está investigando los esfuerzos del gobierno ruso para interferir en los comicios", declaró Comey.

"Por otro lado, si la campaña de Trump o cualquier persona asociada con ella ayudara o estimulara a los rusos, no sólo sería un delito grave, sino que representaría una de las traiciones más impactantes en la historia de nuestra democracia", agregó.

¿Nueva moda? Director de Power Rangers anuncia heroína lesbiana
La nueva película de los "Power Rangers" ha generado grandes expectativas por lo que es retorno de estos superhéroes. Sin embargo, uno de ellos dice: "quizá son problemas con la novia".

Pero es patente la división que existe en la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes sobre la supuesta injerencia rusa, pues los republicanos niegan la existencia de pruebas sobre una componenda entre el Kremlin y la campaña electoral de Trump para favorecer su victoria.

Por su parte, el congresista Adam Schiff, el demócrata de más alto rango del Comité, afirmó que "los rusos se inmiscuyeron con éxito" en la democracia estadounidense y advirtió que "lo harán de nuevo".

Asimismo, Comey confirmó por primera vez una investigación sobre los intentos de interferencia rusa durante la carrera presidencial de 2016, y especialmente una posible coordinación entre miembros de la campaña de Trump y el Kremlin.

Rogers también negó que Washington haya pedido a los servicios de inteligencia británicos espiar a Donald Trump, como había defendido la Casa Blanca, algo que el vocero presidencial Sean Spicer había deslizado al hacerse eco de versiones de medios.

Aunque dada la delicadeza de la investigación y el hecho de que aún esté en curso Comey no pudo responder a muchas de las preguntas de los congresistas por cuestiones de seguridad, también advirtió que la filtración de ciertos documentos pueden llevar incluso a una pena de 10 años de prisión.