"No hay pruebas de colusión" entre campaña de Trump y Rusia

Esta audiencia se produce en medio de la controversia disparada por Trump hace dos semanas cuando tuiteó, sin dar pruebas, que el ex presidente Barack Obama ordenó pinchar los teléfonos de la Trump Tower en Nueva York, el búnker republicano durante la campaña.

Según Trump, "todo el mundo sabe" que es falso que hubiera un complot entre su campaña y Rusia con objeto de interferir en las elecciones presidenciales en las que el magnate se impuso, como candidato republicano, a su rival demócrata, Hillary Clinton.

El demócrata relató uno por uno las relaciones e intercambios que realizaron algunos de los miembros de la campaña del ya presidente Donald Trump y el Gobierno ruso, aunque reconoció que las investigaciones aún no han esclarecido si esos encuentros tenían que ver con una acción coordinada para influir en los resultados electorales.

El titular de la comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, David Nunes, afirmó este domingo no haber visto pruebas de una colusión entre la campaña de Donald Trump y Rusia durante la campaña electoral de 2016.

Las declaraciones de Nunes llegan un día antes de la primera audiencia pública en el Congreso sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de noviembre ganadas por Trump, que se celebrará precisamente en el Comité de Inteligencia de la Cámara Baja. "Es muy claro que fue eso lo que pasó", dijo.

A los 101 años muere David Rockefeller
Rockefeller era un simpatizante moderado del Partido Republicano. Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Era el único nieto vivo de John D.

Según Schiff, también hay pruebas "directas" de algún tipo de "engaño" por parte de la campaña de Trump sobre sus conexiones con Rusia y por eso se está investigando al respecto.

Hasta ahora tanto Nunes como los líderes del Comité de Inteligencia del Senado han asegurado que no tienen pruebas de que el Gobierno de Obama interceptara las comunicaciones de la Torre Trump, donde el ahora presidente vivía y trabajaba durante la campaña electoral.

Lo que sigue siendo una incógnita es si hubo colaboración entre la campaña de Trump y el Kremlin para orquestar esa injerencia.

Pese a que Obama ha negado rotundamente las acusaciones a través de un portavoz, Trump se ha mantenido firme y el pasado viernes, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca junto a la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que ambos tienen "algo en común": haber sido espiados por orden del expresidente.

Trump lanzó su acusación contra Obama el pasado 4 de marzo a través de Twitter y todavía no ha presentado ninguna prueba para respaldarla.