Corea del Norte: "La guerra nuclear puede estallar en cualquier momento"

El vicepresidente Mike Pence y su esposa Karen Pence durante su visita a Corea del Sur el Domingo 16 de abril del 2017

El vicepresidente Mike Pence y su esposa Karen Pence durante su visita a Corea del Sur el Domingo 16 de abril del 2017

El director general de Organizaciones Internacionales de Corea del Norte, Kim Chang-min, aseguró hoy que la situación en la región es "extremadamente peligrosa", no descarta que pueda desatarse "una guerra", y acusa a Estados Unidos de preparar el terreno para "un ataque preventivo" para derrocar a Kim Jong-un.

"Corea del Norte haría mejor en no poner a prueba su determinación, o la potencia de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en esta región”, añadió Pence junto al primer ministro y presidente surcoreano en funciones, Hwang Kyo-Ahn".

Lo anterior ocurrió tras la amenaza de Donald Trump, presidente de EU, en cuanto a que de no recibir el apoyo de China en el conflicto con Corea del Norte, la administración estadounidense podría "resolver el problema".

"Si Estados Unidos opta por las acciones militares, Corea del Norte está lista para reaccionar", señaló In-Ryong.

"Estados Unidos siempre busca la paz, al igual que Japón".

Expresó su confianza en que Estados Unidos no tome acciones unilaterales contra Corea del Norte, como lo hizo en Siria recientemente.

Rusia e Irán amenazan a Estados Unidos: "Responderemos con fuerza"
Por lo pronto, el presidente sirio declaró que el bombardeo estadunidense no logró su objetivo de respaldar a los rebeldes. Hasta el momento se contabilizan nueve muertos por el ataque, entre ellos cuatro menores.

Ese mismo día, la agencia oficial norcoreana KCNA aseguró que el ejercito de Corea del Norte prometió una "respuesta sin piedad" a cualquier provocación estadounidense.

Pence precisó que utilizarán "medios pacíficos o en última instancia cualquier medio necesario" para proteger a Corea del Sur y estabilizar la región.

Estados Unidos apuesta por una solución pacífica y diplomática a la amenaza de Corea del Norte, pero no es la única vía con la que cuenta para disuadir al hermético país de seguir con su programa de armamento nuclear.

Durante su visita a la zona desmilitarizada (DMZ) que separa a las dos Corea, Pence recomendó a Corea del Norte no poner a prueba la "determinación" de Trump frente a los programas balístico y nuclear de Pyongyang y advirtió que "todas las opciones están sobre la mesa".

La zona desmilitarizada es una franja de territorio minado de cuatro kilómetros de ancho y con barreras de alambre de púas que se extiende través de la península coreana, con soldados en ambos lados de la frontera.

Según el embajador, el reciente despliegue de un portaaviones nuclear estadounidense en aguas próximas a la península de Corea está "empujando la situación hacia el borde de una guerra".