Corea del Norte: Una guerra nuclear pude estallar en cualquier minuto

Pence habló al día siguiente de que Corea del Norte realizó un nuevo ensayo misilístico, el cual resultó fallido, pues explotó a los pocos segundos de su lanzamiento, de acuerdo con informes militares surcoreanos y estadounidenses.

El vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence afirmó que la "paciencia estratégica se acabó" en referencia a la espera que Corea del Norte abandone su programa armamentístico y nuclear, el que esperan de parte de China, le signifique la aplicación de severas sanciones.

"Todas las opciones están sobre la mesa para alcanzar los objetivos de garantizar la estabilidad del pueblo de este país", dijo a periodistas en el lado surcoreano de la llamada zona desmilitarizada (DMZ, por su siglas en inglés).

"No aceptamos las temerarias acciones nucleares de Pyongyang que violan las resoluciones de la ONU, pero eso no significa que se puedan romper las leyes internacionales", dijo Lavrov en una conferencia de prensa en Moscú.

El presidente interino de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, dijo en una reunión de su gabinete el martes que Seúl reforzará su alianza con Estados Unidos y cooperará estrechamente con China para frenar a Corea del Norte.

A pesar de la presión internacional, Corea del Norte asegura que necesita esas armas, incluso nucleares, para protegerse de la creciente amenaza de invasión por parte de fuerzas estadounidenses.

Emiten imágenes de un ataque simulado a Estados Unidos
Servirán como punto de partida para el diálogo económico entre Washington y Estados Unidos anunciado por el presidente Donald Trump y el primer ministro Shinzo Abe en febrero.

Corea del Sur y Estados Unidos realizarán en las próximas semanas uno de los más importantes ejercicios militares conjuntos, en los que participarán tres portaaviones y sus grupos de ataque para contener las provocaciones de Pyongyang.

Pyongyang acusó este lunes a Estados Unidos de estar empujando a la península coreana hacia la guerra y avisó de que está preparada para responder a cualquier acción militar de Washington.

La tensión que existe entre Corea del Norte y Estados Unidos no deja de crecer.

El viaje del número dos del Gobierno de EEUU a Corea del Sur tiene lugar en un momento de máxima tensión con Corea del Norte tras la nueva prueba del lanzamiento de un misil realizada en la víspera por el régimen que lidera Kim Jong-un.

Durante la visita de Pence, Tokio y Washington estrenarán también un diálogo económico bilateral de alto nivel, tal y como acordaron los respectivos jefes de Gobierno en su reciente cumbre en Florida.

Anteriormente, fue la conflictiva relación entre Corea del Sur y Corea del Norte la que encendió las alarmas en todo el mundo ante las amenazas de Kim Jong-un de lanzar sus misiles nucleares.