Investigan soborno de OHL México a político español

Investigan soborno de OHL México a político español

Investigan soborno de OHL México a político español

En Madrid, la Guardia Civil irrumpió este jueves en la sede central de la constructora OHL, en las de la empresa tecnológica Indra y en las de la compañía de servicios aeronáuticos Saerco.

Según dijeron a Efe fuentes de la investigación, el registro fue ordenado por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que investiga en una pieza declarada secreta la supuesta financiación ilegal del PP madrileño.

Debido a esta operación, el miércoles 19 fue detenido Ignacio González por una trama de corrupción a gran escala que tiene que ver con los malos manejos con el Canal Isabel II, que gestiona el agua en la capital española.

El número de imputados supera la veintena, entre ellos el presidente del diario, Mauricio Casals, y el director, Francisco Marhuenda.

No quiero una Argentina para ricos ni otra para chorros
En tanto, llamó a "pensar con la gente y a dejar de lado las mezquindades, las chicanas, y las discusiones que no conducen a nada".

En el caso que se registró hoy en España, la Guardia Civil investiga en concreto los documentos que probarían que OHL México desvió un millón 400 mil euros a Suiza que estaban destinados para el enriquecimiento personal de Ignacio González, quien a cambio se habría comprometido con OHL a adjudicarles la construcción y operación del metro de Navalcarnero, como así ocurrió pero el proyecto finalmente no salió adelante y la empresa reclamó una indemnización de más de 50 millones de euros. "Nunca", ha insistido la portavoz.

En la bolsa, las acciones de OHL caían un 10,4 por ciento en reacción a las noticias sobre el registro de su sede tras una apertura plana.

Estas detenciones se producen al día siguiente de conocerse que el jefe del gobierno español, el conservador Mariano Rajoy, fue citado a declarar como testigo en el juicio por una amplia trama de corrupción conocida como "Gurtel", dentro de la cual se ofrecían sobornos y regalos a cambio de la adjudicación de obras públicas a empresas. Mientras tanto el escándalo continúa.