Mejor no pongan a prueba la determinación de Trump

El diplomático aseguró en una conferencia de prensa que "Estados Unidos ha convertido a la península coreana en una zona de tensión internacional", además culpando al gobierno de Donald Trump de haber creado "una situación peligrosa en la que podría estallar una guerra termonuclear en cualquier momento".

Una "guerra total" resultaría si Estados Unidos decide tomar una acción militar como lo insinuó el presidente de ese país, Donald Trump, al advertir a China que si no hacía algo con respecto a Corea del Norte, EE.UU. tomaría acciones.

Esto sucedió apenas unas horas después de que el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, advirtiera que "la era de la paciencia estratégica" de Washington hacia Corea del Norte había terminado.

El presidente interino de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, dijo en una reunión de su gabinete el martes que Seúl reforzará su alianza con Estados Unidos y cooperará estrechamente con China para frenar a Corea del Norte.

"Tiene usted un mensaje para Kim Jong-un?”, preguntó un periodista a Trump, que participaba en la tradicional búsqueda de huevos de Pascua en los jardines de la Casa Blanca".

Corea del Norte amenaza a EU con ataque nuclear
El presidente ruso Vladimir Putin envió tropas y equipo a la frontera con Corea del Norte en medio de las amenazas de Estados Unidos de atacar la península.

Junto con ello, defendió el derecho de Pyongyang a realizar pruebas nucleares y lanzamientos de misiles, señalando que desde Estados Unidos "se han vuelto histéricos con el despliegue de 300 mil soldados en Corea del Sur y un arsenal nuclear suficiente para empezar una guerra".

El diplomático reiteró que todas sus ejercicios militares de Corea del Norte tenían la intención de servir como defensa a un posible ataque de Estados Unidos, en caso de que este país decidiera lanzar una ofensiva preventiva contra este país. En ese contexto, el viceministro norcoreano de Relaciones Exteriores, Han Song-Ryol, sugirió que Corea del Norte contaba con acelerar el ritmo de sus disparos balísticos. "Tendremos la más dura reacción contra los provocadores". Así, envían una señal de advertencia a Washington, pues China y Rusia exigen que no ataque a Corea del Norte.

"Estamos listos para responder", dijo también este lunes Kim In-ryong, viceembajador norcoreano de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Pyongyang sigue adelante con su programa nuclear en busca de desarrollar una bomba nuclear transportable en un misil, así como su programa de cohetes cuyo objetivo es alcanzar la costa occidental estadounidense.

Sin embargo, si la República de Kim Jong-un decide lanzar un ICBM, los Estados Unidos intentarán derribarlo e imponer sanciones más fuertes, incluido el boicot secundario.