Cuba reacciona ante las medidas tomadas por Donald Trump

Lo que cambia con nueva política de Trump sobre Cuba

Lo que cambia con nueva política de Trump sobre Cuba

El gobierno de Cuba calificó este viernes como un "retroceso" el anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de las restricciones en la política hacia la isla.

El canciller cubano Bruno Rodríguez rechazó el lunes la nueva política del mandatario estadounidense Donald Trump hacia la isla y advirtió que no negociarán bajo presión.

Con todo, el canciller afirmó que Cuba mantiene la voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación y de negociar los asuntos bilaterales pendientes.

"Nuevamente el gobierno de Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo", dice el texto.

El videoarbitraje hace su estreno y anula un gol de Portugal
Los integrantes lusos fueron a celebrar la anotación con el entrenador Fernando Santos. Nani y sus compañeros ya celebraban cuando se dieron cuenta que el gol no contaría.

En la conversación telefónica, Trump y Kuczynski "reafirmaron la fuerte relación bilateral entre Estados Unidos y Cuba" y también dialogaron sobre la "terrible situación en Venezuela", de acuerdo con la Casa Blanca.

Pese al endurecimiento de las políticas hacia Cuba, Trump no romperá los lazos diplomáticos con La Habana, restablecidos durante el gobierno de su predecesor Obama. El gobierno cubano generalmente ha empujado a estos negocios hacia comercios administrados por el Estado, lo que quiere decir que la mayoría de los estadounidenses que viajen a Cuba ya no podrán usar los servicios de restaurantes, hostales y taxis privados.

Estas medidas representan un revés al histórico proceso de acercamiento entre los dos países iniciado en 2014 por el entonces presidente Obama (2009-2017) y su colega cubano Raúl Castro, que incluyó la reapertura de las respectivas embajadas en Washington y La Habana. Las aerolíneas de Estados Unidos y los cruceros seguirán autorizados a viajar a la isla, mientras que la política de "pies mojados, pies secos" -que permitía que la mayoría de los inmigrantes cubanos que llegaran a Estados Unidos permanecieran en el país y al final se convirtieran en residentes permanentes legales, algo a lo que puso fin Obama- no será restablecida.

En la conferencia, Rodríguez sentenció además que la isla no extraditará a Estados Unidos a los ciudadanos reclamados por la Justicia de ese país, que "carece de base política y legal para reclamarlos".