URUGUAY: Enrique Iglesias, abucheado en España

El público español se enojó con Enrique Iglesias

El público español se enojó con Enrique Iglesias

Enrique Iglesias llenó el sábado los campos de sport de El Sardinero, en un concierto que ha congregado a 30,000 personas, según dijo el propio cantante, pero que acabó con un sonoro pitido de todo el estadio, que protestó por su marcha intempestiva y sin despedirse del público. El público detectó pronto que el artista se apoyaba con fuerza en sus músicos y la puesta en escena para tapar la falta de ejecución de las canciones: una gran pantalla que cubría todo el escenario con imágenes y efectos especiales y un grupo de siete músicos y vocalistas.

En un momento de la noche iglesias se trasladó a una plataforma situada en el centro del estadio con sus músicos con el fin de tener más contacto con el público.

El artista español, quien residente en Estados Unidos, cantó entre globos, confetti, humo y fuegos pirotécnicos "I Like it" y posteriormente salió del escenario y nunca regresó.

Niña fallece al atragantarse con spinner
Alrededor de las 22:00 horas llegó al Seguro Social con ella en brazos rogando para que los médicos la reanimaran, pero la niña ya no presentaba signos vitales.

Sin embargo, el cantante español no se sintió aludido con los gritos, ni los abucheos tras su concierto, ya que esa misma noche, subió a su cuenta de Instagram un mensaje, agradeciendo a los que acudieron a verlo de España o incluso de otros países de Europa.

Enrique además dejó varios temas sin interpretar, canciones que el público esperaba escuchar anoche y que hizo que la indignación creciera.

El público pasó de expectante a confundido y luego a molesto, y 30.000 fanáticos comenzaron a abuchear a Iglesias y a corear reclamos, mientras los responsables de producción comenzaron a desmontar el escenario.