Desbordamiento de río en Arizona deja al menos 9 muertos

Las aguas mortales

Las aguas mortales

El Servicio Meteorológico Nacional ha emitido una alerta de inundación para gran parte de Arizona, que incluye el área metropolitana de Phoenix.

La tormenta desató la furia del arroyo donde se encontraba una familia y amigos desprevenidos.

La tragedia de las aguas se atribuye al "monzón": un fenómeno climático que al producir un cambio en la dirección de vientos fuertes, genera copiosas lluvias e inundaciones.

El equipo de rescate apoyados con un helicóptero lograron recuperar los cadáveres de cinco niños y cuatro adultos, algunos hasta kilómetros río abajo. Un video que publicó en redes sociales mostró las fuertes corrientes de agua por los cañones enclavados en las características piedras rojas de Arizona.

Un niño de 13 años seguía desaparecido el lunes.

Los nombres del resto de las víctimas son los siguientes, según la República de Arizona: Maribel Raya, 24 (hermana de María), y su hija Erika, dos; Javier Raya, 14 (hermano de María); Selia García, 60 (la madre de María); Y Jonathan Leon, 13 (nieto de Selia).

La constituyente 'no es el futuro' en Venezuela — Canciller español
El bloque ve con preocupación el proceso de la Asamblea Constituyente de Maduro porque no ha sido consultado con "todos los actores políticos" y "no tendrá la legitimidad" en "su forma presente", ha avisado una fuente del alto nivel europea.

Cuatro personas fueron rescatadas y trasladadas al hospital para recibir atención por hipotermia.

Los cuerpos de emergencia transitaban el domingo a lo largo de las cuencas, revisando los escombros.

Disa Alexander caminaba el sábado hacia el remanso en el que convergen el Arroyo Ellison y el Río East Verde, cuando el agua repentinamente aumentó de nivel.

Tres generaciones de la familia se reunieron la tarde del sábado en una poza ubicada a unos 160 kilómetros (100 millas) al noreste de Phoenix, indicó la policía.

Buscan cuerpos en la zona. Las lluvias torrenciales en una montaña cercana, que había sido arrasada por incendios forestales recientes, provocó una repentina crecida en la que el caudal aumentó alrededor de 1,8 metros y arrastró a las víctimas, que iban de los 3 a los 57 años de edad.