Causa aislamiento social más muertes

Hay una cosa que mata a más gente que la obesidad

Hay una cosa que mata a más gente que la obesidad

En la actualidad se piensa que la obesidad es un fuerte problema de salud pública; sin embargo, una investigación llevada a cabo por la Universidad Brigham Young en Utah declara que existen dos amenazas más importantes que el aumento en el peso, uno es la soledad y el otro el aislamiento social.

Mientras que la soledad y el aislamiento social son términos que se utilizan a menudo indistintamente, hay diferencias notables entre ambos. El aislamiento social es la falta de contacto con otros individuos y la soledad es la sensación que algunos experimentan de sentirse desconectados con los demás.

El grupo de investigadores norteamericanos analizó más de 218 estudios sobre los efectos del aislamiento social que actualmente sufren más de cuatro millones de personas.

La soledad puede acelerar el declive cognitivo en los adultos mayores, y las personas aisladas tienen el doble de probabilidades de morir prematuramente que aquellos con interacciones sociales más sólidas.

Investigaciones anteriores han determinado que la soledad puede estar relacionada con la enfermedad de Alzheimer y el aislamiento social con una menor supervivencia de pacientes con cáncer de mama. Por el contrario, la convivencia y conexión social se asocia con un 50% menos de riesgo de muerte prematura.

Presenta CAMe programa para mejorar calidad del aire
Pacchiano aclaró que esta medida no significa que todas las entidades tendrán que implementar un programa Hoy No Circula.

Los investigadores no se quedaron en un mero análisis de la situación, sino que recomendaron ciertas medidas para que la muerte prematura causada por la soledad no llegue a convertirse en un problema aún mayor.

"Hay una fuerte evidencia de que el aislamiento social y la soledad aumentan el riesgo de mortalidad prematura, y la magnitud del riesgo supera a la de muchos de los indicadores de salud", señala Holt-Lunstad. El análisis reveló que tenían un efecto significativo en el riesgo de muerte prematura, que era igual o superior al de la obesidad.

Para Holt.Lunstad los hallazgos de su estudio son particularmente preocupantes dado que el envejecimiento de la población está aumentando.

La investigadora plantea que una opción sería hacer más énfasis en el entrenamiento de habilidades sociales para los escolares, y que los médicos deberían intentar incorporar la conexión social del paciente en el examen médico de los adultos mayores. Las personas mayores se deben preparar para la jubilación socialmente además de financieramente, añadió, y anotó que muchos vínculos sociales se relacionan con el lugar de trabajo.