A los 113 años murió el hombre más viejo del mundo

El hombre más viejo del mundo fallece en Israel un mes antes de cumplir 114 años

El hombre más viejo del mundo fallece en Israel un mes antes de cumplir 114 años

AFP La familia de Yisrael Kristal, un judío practicante que nació en Polonia el 15 de septiembre de 1903 no pudo ser contactada el viernes por la tarde, a causa del sabbat, día sagrado de la semana. Con 17 años se mudó a Lodz, donde se afincó y formó una familia.

El hombre sobrevivió a Auschwitz-Birkenau, el infame campo de conentración Nazi donde más de un millón de personas fueron asesinadas, entre las cuales estuvieron su primera esposa y sus dos hijos.

"Dos libros podrían escribirse sobre un solo día en Auschwitz", declaró en una entrevista, pese a que no le gustaba hablar de esta experiencia. Cuando el Tercer Reich es derrotado por los Aliados y el Holocausto llega a su fin, Kristal regresa a Israel, su tierra natal. En ese entonces (1950) gozaba de la compañía de su segunda esposa y su hijo.

Petróleo desciende tras conclusiones de reunión de la OPEP
El crecimiento de la demanda de petróleo para el año en curso también fue revisado ligeramente al alza. La organización mostró una perspectiva positiva para los productores en el corto plazo.

La organización Guinness World Records le otorgó, en el 2016, el certificado que lo acreditó como el hombre más viejo del mundo. Tras serle concedido el premio, dijo que no era una gran cosa.

Yisrael Kristal murió a un mes de celebrar su cumpleaños. Se le consideró como el hombre más longevo del mundo. Cuando se le preguntó si había una fórmula para su longevidad, él respondió: "Todo el mundo tiene suerte, es del cielo, no hay secretos". Todo está permitido. En su momento, los jóvenes no eran tan descarados como lo son ahora. "Tenían que pensar en una profesión y en ganarse la vida", aseguraba Kristal a Haarezt, medio israelí. "Ahora todo es de alta tecnología, dijo. Las cosas vienen fácilmente, sin esfuerzo, sin el trabajo manual del pasado", recoge el periódico al hacerse eco de sus palabras.