Mañana habrá lluvia de estrellas

Estás listo para la lluvia de estrellas Perseidas

Estás listo para la lluvia de estrellas Perseidas

La agencia espacial estadounidense informó que el momento para observar las "Perseidas", que reciben su nombre porque los meteoros salen de la constelación de Perseo, será una vez que el Sol se oculte.

Este sábado tendrá lugar la tradicional lluvia estival de estrellas fugaces de las Perseidas, aunque en realidad se trata de partículas de polvo que provienen de la cola de un cometa, en este caso la del 109P/Swift-Tuttle.

También conocidas como "lágrimas de San Lorenzo", la lluvia de meteoros contará con 100 a 150 estrellas fugaces por hora (aproximadamente), una caída notable en contraste a las 200 estrellas por hora del año pasado.

Este viernes 11 y el sábado 12 de agosto la tierra cruzará por el mismo sitio que pasó el cometa Swift- Tuttle que a su paso dejó una gran estela de polvo y pequeñas piedras que se convertirán en estrellas fugaces cuando choquen con la atmósfera de la tierra.

Paso a paso: los argentinos eligen candidatos para las generales de octubre
También busca una banca en la Cámara Alta por esa provincia el exministro de Educación Esteban Bullrich, que lidera la lista del oficialista frente Cambiemos .

Para disfrutar de las Perseidas no es necesario utilizar telescopios ni ningún otro tipo de instrumento óptico. En ese sentido, el Instituto de Astrofísica de Canarias apunta que "la Luna menguante, iluminada al 70%, aparecerá en la segunda mitad de la noche y dificultará la observación de los meteoros".

"De esa forma se localiza esta constelación de la cual hay un radiante que generalmente durante un mes (empieza en julio y termina en agosto), hay una mayor afluencia de meteoros de esa región", explicó el profesor Jorge Coghlan, divulgador astronómico e integrante del Centro Observadores del Espacio (Code). Para esto, los expertos recomiendan alejarse de la luminosidad de las grandes ciudades.

La trayectoria de la Tierra cruza este enjambre de meteoros todos los veranos del Hemisferio Norte. Será algo parecido al paso de un coche contra una nube de mosquitos que se estampan contra la luna. Esto se debe a que la dirección de la Tierra en su traslación corresponde al amanecer, que actuaría como el parabrisas delantero del vehículo, y no al atardecer, similar al parabrisas de la parte de atrás.